20 junio 2009

Buscando algo que llevarse... ¿a los ojos?

Sábado 20 de Junio del 2009
__________________________






Y aquí seguimos, como siempre.



Bueno no, como siempre no...porque por fin puedo decir que acaba de caer otro libro más en mis manos.



Vaaale, reconozco que este no es de los que me muero por leer, pero habrá que apañárselas.


La biblioteca me pilla un tanto lejos de mi casa (por no añadir que aqui los voluntarios a llevarme no caen del cielo), y ni hablemos de tener que comprar los libros que quisiera tener (sobra decir que el dinero no crece de los árboles).



Conclusión: estoy necesitada de un buen chófer que se ofrezca a llevarme a donde me plazca, cuando me plaza y como me plazca; y de un arbolito -me conformo con un arbusto- que de dinero. Total...pedir es gratis.



Conclusión 2: maja, aterriza en la tierra, y apáñatelas con lo que tengas a mano.


Pues sí, qué remedio.



En ese caso...voy a hacer provecho de un libro que me regalaron hace tiempo y que casi ni he mirado (sssh, que no se entere cierta persona).



¿Que cuál es el libro?



Vaaale, lo reconozco. Es "Eragon".



Está bien que no sea la típica novelita de vampiros, y digo típica porque hay que ver que de moda se han puesto.




Y ya cansa. Desde aquí un mensaje a todos los autores que hayan, estén o vayan a hacer una novela vampírica:

Ser originales, por favor. Que el hecho de que Stephenie Meyer triunfara, es porque ella fue original en su día (nótese también que Edward la ayudó casi en un 90%).
Porque no sé al resto del público, pero a mi la rutina no me convence en absoluto.



Transmitido este mensaje...



¡¿Ya me he perdido?! Pero bueno: avisarme. Que mira que yo soy de darme cuerda solita.

A ver, un momento que me encuentre.


Bueno sí, que me estoy leyendo Eragon.



Al principio tenía un mal presagio con este libro, por eso de que una vez vista la película el resto se te queda con un cierto sabor repetitivo (a ver si aprendo ya a que la regla "leer libro= ver película" no se le puede aplicar la propiedad conmutativa), pero también había oído que la película no le llegaba ni a la tapadera del libro.



Advertida estaba. Y la verdad: estoy completamente de acuerdo con los de la segunda opinión.


De momento no puedo hacer un análisis del libro, puesto que para hacerlo hay que leérselo primero (ya sabéis: "leer libro=ver película" no tiene propiedad conmutativa). Pero me estoy planteando hacer una nueva sección en el blog y llamarla, pues...analizando el "material", por ejemplo, donde contaré mi opinión del libro en cuestión y lo que se me vaya pasando por la cabeza según lo vaya leyendo.



Huuum, preveo grandes planes de futuro.



Ahora, eso sí. ¡Me pido la idea!



1 comentario:

anabel dijo...

Vale, no me apetece hacer una nueva entrada para dar la buena nueva.
Así que lo digo aqui.

Para todo aquel que quiera leerse este libro, pero que haya visto ya la pelicula y no esté muy convencido...
Os lo aseguro: merece la pena en toda regla. Ya voy por la mitad y es que me apasiona.
Pero eso si, un consejo:
Olvidaos de que habeis visto la pelicula. Porque ni punto de comparación.

Recomendado!!^^